Noches de Verano



Las largas noches de verano son ideales para la fotografía nocturna, el buen tiempo hace que las sesiones se hagan amenas y divertidas, sobre todo si se hacen en compañía.

Con un simple trípode, una cámara en modo Bulb y un poco de paciencia, se pueden hacer verdaderas virguerías, pero si a esto le sumamos algún flash, geles de colores y alguna que otra linterna la cosa ya puede ser realmente espectacular.

La foto que os muestro de la ermita de San Cebrían, a 4 Km de Navalmanzano, se realizó en una noche de luna llena y sin la ayuda de ninguna iluminación extra, eso sí, se necesitaron más de 11 minutos para exponer correctamente la toma, haciendo así que las estrellas dibujasen un apreciable trazo alrededor de la Polar.

Recomiendo una sesión de estas de vez en cuando, eso sí, son sólo aptas para Noctámbulos.

Volvemos a la Carga!!!